Lanestosa, un viaje en el tiempo

Lanestosa, segunda villa encartada y la más pequeña de Bizkaia, apenas suma un centenar de habitantes y parece indemne al paso del tiempo.

Vista panorámica de Lanestosa.

Sus callejuelas empedradas, flanqueadas por casonas populares con balcones corridos, han conservado la misma estructura desde su fundación en el siglo XIII, junto con el puente medieval y los hornos caleros.

La villa ha sido testigo privilegiado de la historia desde tiempos inmemoriales y un enclave estratégico entre Cantabria y la Meseta. Es un lugar mágico para adentrarse y recorrer su casco histórico de callejuelas empedradas, puentes medievales y casonas populares de balcones corridos.

Los alrededores de la villa están rodeados de grandes macizos montañosos repletos de sendas y caminos, entre ellos el de la ruta que siguió el emperador Carlos V en su viaje al monasterio de Yuste. En la cueva de Los Judíos, reconvertida en Koben Koba, puede visitarse el primer centro de interpretación del arte rupestre paleolítico en Europa.

Descubre de nuestra mano su casco histórico y los monumentos que lo jalonan, así como su singular plaza, escenario de las danzas de los arcos floridos cada 5 de agosto. Te sorprenderán las antiguas casas de labranza con balcones de madera de inspiración montañesa, el número y variedad de las mansiones de indianos, las viejas escuelas, la casa consistorial y las casonas solariegas que en su día pertenecieron a grandes familias.

Reserva tu visita

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en esta web. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestra política de cookies.   ACEPTAR

Aviso de cookies