Karrantza, un valle de récords

Pasa un día inolvidable visitando el Karpin, la cueva de Pozalagua y la antigua iglesia de Biañez por un precio muy especial, y ponle la guinda con una exquisita comida.

Panorámica del valle de Karrantza.

En pocos lugares la naturaleza se manifiesta con tanto esplendor como en Karrantza. Es el valle más extenso de Bizkaia, situado en el extremo occidental de Enkarterri, entre los macizos kársticos del Parque Natural de Armañón. Karrantza es un lugar de récords, y no sólo por su extensión. En sus entrañas se abren paso más de doscientas grutas, entre ellas La Torca del Carlista, la más extensa de Europa, y la cueva de Pozalagua, la gruta con mayor concentración de estalactitas excéntricas del mundo.

Esta cueva ejerce una fascinación insólita por su extraordinaria concentración de estalactitas excéntricas. Sólo en Australia se da un fenómeno de semejante magnitud. Son formaciones de apenas unos milímetros de grosor que parecen desafiar la gravedad con la multiplicación de formas caprichosas e imposibles. Conforman un mosaico deslumbrante que hace de esta cueva un lugar único en el mundo.

Frente a Pozalagua se encuentra el Centro de Interpretación del Parque Natural de Armañón. El Parketxea (La casa del parque) nos ofrece un mirador privilegiado de los montes de Armañón y Ordunte (declarados Zona de Especial Conservación y mejor conocidos por picos como el Zalama y Balgerri), de su flora y fauna y de las tradiciones del lugar. Dispone de una terraza con unas vistas magníficas del valle.


El telón de fondo de Karrantza son los inconfundibles macizos kársticos que marcan el límite de parque natural de Armañón. Gracias a estas formaciones de piedra, Armañón goza de un microclima especial que ha permitido que crezcan encinares y hayedos más propios del Mediterráneo a sólo unos kilómetros del litoral cantábrico.

En el barrio de Ambasaguas encontramos la antigua fábrica de Dolomitas, otro de los exponentes del pasado minero de la comarca. En la cantera Donosa se extraía el mineral y se transportaba a las instalaciones de la fábrica en tranvía aéreo.

El valle de Karrantza es el más extenso de Bizkaia y un gran destino para viajar en familia gracias a las infinitas posibilidades de la naturaleza. Karpin Abentura acoge a animales silvestres rescatados que ya no pueden ser devueltos a su hábitat. Son víctimas del tráfico o la caza ilegales y de abandonos, y aquí encuentran un hogar. Panteras, linces, ciervos, canguros, guanacos…


Karrantza cuenta también con un excepcional patrimonio artístico. Además de majestuosas mansiones de indianos, presentes en toda la comarca, destacan iglesias como la de Biañez y sus pinturas renacentistas, descubiertas por casualidad durante unas obras en la parroquia. Los operarios desmontaron un retablo de madera y tras él emergió un fabuloso fresco renacentista que ocupaba toda la pared.